ANCLA Y ARENA




No mires más la sombra en el ocaso sino la luz del crepúsculo llegando hasta tus ojos.
Quizá debas partir dejando un desconcierto más allá del amor y realidades.
Caminante serás llegando hasta la altura y dejarás atrás el andamiaje de mucho amor e incertidumbres, sembradas en palabras y locuras.
Sigue tu paso sin el miedo de congelar el frío que les llega, reconforta tu andar, trasiega, y deja que la brisa transfigure el roto eslabón de una quimera.
No dudes más, Tú siempre seguirás entre  sus venas  y por tanto no habrá olvido; debes seguir por tu camino mientras morir viviendo ella no quisiera.
Tal vez mañana presientas que aún existe, que divagaste entre pasiones  y ternuras; Tal vez mires atrás para encontrarla como encuentra la mar sus propias olas.
Ella es la arena sin fondo que absorbe la pasión, entrega y pensamiento en que te atañe, y será siempre tu ancla, a pesar del agua que la bañe.

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada