ASOMBRO


Con el manantial que se despide brota dormido, empujando, el huracán de ventanas ya sin luz, y la angustia insistente del tiempo transcurrido con la desecación.
Las ropas vencidas y calor de rostros es el producto de andariegos por el agua extinta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada