EN NUESTRAS LAS PUPILAS


Es allí en tus pupilas y las mías donde se asoman nuestras almas, donde como un eter salen a la luz para encontrarse en un instante.
Para girar inadvertidas buscando la presencia y un roce de las manos que mitigue el dolor de tanta ausencia.
Es allí en su dormir nocturno donde vuelan las formas,
donde se cruzan las imágenes del sueño y donde el recuerdo teje el deseo de nuestros días.
Donde se hace carne el antojo y el capricho que en un rastro ingrávido se desvanece con la luz de las mañanas.

2 comentarios:

  1. Hola Gerardo.
    Como va tu vida? espero que bien.
    El dolor de las ausencias, esas que llegan con el tiempo sin poderlas parar.
    Te deseo un buen fin de semana.
    Abrazos.
    Ambar

    ResponderEliminar
  2. Hola mujer hermosa!! Todo bien muy retirado de mis blogs.
    Un saludo lleno de cariño y que la felicidad siempre sea ese sendero que brota de tu alma.!!!

    ResponderEliminar